La expulsión de lo distinto

Hoy decidí hacer una profunda reflexión acerca de la pérdida de identidad individual y colectiva que absorbe hoy en día a la sociedad. La finalidad no es crear un vituperio ni crítica hater, simplemente me interesa mostrar un enfoque divergente, ya que comprendo lo difícil que es vivir en una época digital, en la cual, nos sentimos constantemente confundidos.

Lo que escribo a continuación, está totalmente inspirado en un libro escrito en 2017 por un pensador que dedica su filosofía a la crítica de la fase más actual y reciente del capitalismo: Byung-Chul Han, La expulsión de lo distinto.

Los tiempos en los que existía el otro han pasado.

El otro como amigo, el otro como infierno, el otro como misterio, el otro como deseo, van desapareciendo, dando paso a lo igual. Nuestra sociedad está obsesionada con igualarnos a todos y sostener el mismo raciocinio. Lo peor, nuestra máxima obsesión es conocer continuamente el estado del otro. Nos sofocamos en el exceso de información y de ideas. Al acceder a alguna red social vemos la misma opinión múltiples veces. ¿Qué quiero decir?

Dos premisas básicas:

  • El sistema rechaza la negatividad de lo distinto.
  • El exceso de información no es informativa si no deformadora.

El miedo a la libertad ya no existe, pero ¿realmente las personas ya no necesitan oprimir, ni reprimir, ni censurar, ni restringir para ser socialmente aceptados? Como lo menciona Yuval Noah en su libro Sapiens, somos la sociedad más libre que haya existido en toda la historia de la humanidad y a la vez, nunca antes un poder hegemónico controló a una humanidad tan dócil como la de ahora.

Tras el anonimato de internet, se puede difundir cualquier contenido, sin limitación de fronteras, por distintos medios de locución. El problema fundamental del exceso de libertad de expresión es que todo está sujeto a debate, incluso los temas en los cuales no tenemos conocimiento alguno. Cuentas enteras dedicadas a difundir información intrascendente e incluso promulgar la violencia. Un Retweet y un Me gusta se volvieron parte de una revolución y llegan a ser considerados como herramientas que propician “una sociedad más justa”.

La revolución digital se ha encargado de hipertrofiar el ego del ser humano. Vivimos manipulados para elegir la marca de nuestros celulares, a qué video de perritos tiernos dar Me gusta y contra quién dirigir nuestra indignación en las redes sociales. El narcisismo y la desmesurada manifestación de pasiones a través de las redes sociales hacen imposible una contra respuesta racional y adecuada al poder. Lo que enferma a la sociedad no es la alienación, la sustracción, la prohibición ni la represión, sino el exceso de comunicación y de información, la sobreproducción y el consumismo. La expulsión de lo distinto y el abismo de lo igual ponen en marcha un proceso destructivo totalmente diferente: la depresión.

Los invito a reflexionar un poco del tema, cada vez más gente debería darse cuenta de todos los elementos del propio sistema que hemos interiorizado. Estoy segura de que muchas personas como yo comparten sentimientos de inmensa confusión. No expongo dejar de ser parte de esta ola de mecanismos que importunan todos los días, simplemente, es necesario sentarnos a analizar la ardua situación de nuestros tiempos. Pensar y reflexionar por uno mismo, permitiendo desarrollar un criterio propio y sano, que no se basa en ser original, sino en vivir las cosas porque uno las entiende. Retomar la filosofía como amor a la sabiduría, enseñarnos a pensar y despertar el discernimiento, de ese modo, separar lo esencial de lo que no lo es.

La alternativa de Han a esta destrucción de lo distinto es: frente a lo mismo ir buscando lo otro, frente a lo igual ir buscando lo distinto, frente a la cercanía buscar la lejanía y así sucesivamente. Esto que a muchos les parece una afirmación superflua, o acción minimalista, se consigue mediante una ética de la escucha, un reencuentro amistoso y amoroso con el otro y una recuperación del arte que nos llene de asombro.

4 Comments

  1. Gracias por dar énfasis a este tema. El que una persona comparta su vida con miles o millones de individuos la hace ir transformando su identidad, probablemente por la necesidad de encajar en uno u otro grupo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy acertada reflexión. Yo estos días también he leído a Han: “Hiperculturalidad” y es muy complicado eso de ser diferente y esa recuperación del arte que nos sorprenda. Al estar todo unido en una red inmensa. Pero sí, la escucha ética es un valor a reforzar como tantos otros que no son tan comunes e influencers… Estupenda reflexión la tuya, yo no me he atrevido aún a hacer una de mi lectura de Han… Me parece un excelente pensandor. En cuanto a Yuval Noah, parece que se está apropiando de él el mercantilismo, ha perdido un poco desde Sapiens

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s